Follow by Email

lunes, 3 de junio de 2013

CRÓNICA ANTICIPADA DE UNA REFORMA AGRARIA FRACASADA



Como primera medida, hay que establecer una regla que impida que haya influencia de políticos en la administración del Agro

A estas alturas de tecnología, darles tierra a los campesinos para que ellos la trabajen con sus herramientas artesanales y tengan que competir con la agricultura mundial moderna, es igual a condenarlos a la esclavitud y a una miseria perpetua. Y la razón para esta explicación es simple: Es casi seguro que se convertirá en cuento chino la promesa política de darles préstamos fáciles y baratos a los campesinos. Y, si se los dieran, por lo poquitas, las cantidades no alcanzarían para comprar maquinaria y tecnificar los suelos, cosas que en la actualidad son indispensables para que la agricultura sea rentable.
Pero eso no quiere decir que, dándoles tierra, no se pueda ayudar a los campesinos. Es obvio que a ellos sí se les pude ayudar dándoles tierra, pero hay que hacerlo teniendo en cuenta la actualidad en que vivimos. Para que la ayuda resulte beneficiosa, tanto para ellos como para el País, es necesario industrializar el agro y ‘urbanizar’ el campo.
Vale aclarar que urbanizar el campo no es convertir en ciudad el área rural. Lo que quiero decir es que a los campesinos hay que agruparlos en comunas rurales, para poder facilitarles el acceso a los servicios públicos normales de las ciudades, es decir; colegios, agua potable, luz, gas, transporte público etc., y que para poder proveerles esos servicios es necesario que las casas de los campesinos estén agrupadas en lugares estratégicos y no regadas en las parcelas. Pero debe tenerse en cuenta que esas casas deben ser construidas en lotes grandes, de por lo menos 20 metros de frente por 40 de fondo, para que en los solares se pueda sembrar frutas y cosas de consumo diario; ubicadas a la orilla de una carretera por la que se pueda salir fácil a la ciudad y dejando espacio en las calles de las comunas para que después no haya que destruir las casas para la ampliación de vías.
En cuanto a lo que tiene que ver con la ‘industrialización’ agraria, para facilitar la creación  de industrias en el campo es necesario que los campesinos se asocien con empresarios. En estos casos los campesinos aportarían sus tierras y los empresarios la maquinaria y los recursos para poner a producir la tierra. El manejo de este asunto puede ser un poco más complicado que la construcción de comunas residenciales y habría que tener en cuenta algunos detalles, pero no es cosa tan difícil de realizar.

DETALLES PARA REALIZAR UNA REFORMA AGRARIA EXITOSA

 Aunque esta Reforma Agraria surja de un acuerdo político, para evitar que este reparto de tierras sea un fracaso, lo primero que hay que establecer es una regla que impida que haya influencia de políticos en el manejo agrario. Hay que tener en cuenta que los políticos dañan o corrompen todo lo que se les permita manejar y esta no sería la excepción si se les permitiera tener alguna clase de influencia en la administración agraria.
 Para el reparto de parcelas debe tenerse en cuenta la capacidad real productiva del terreno. Digamos que 12 hectáreas de terreno fértil y plano son suficientes para un campesino, pero, si el terreno no es así, habría que aumentar el área de las parcelas hasta igualarlas en productividad.

Para que las empresas agrarias puedan ser competentes, el gobierno debe desgravar el agro. En la actualidad, en todos los países desarrollados se subsidia la producción agrícola y, para favorecer la agricultura, lo menos que debe hacer el gobierno colombiano es desgravar, tanto las tierras agrícolas como sus productos.
Para crear esas empresas hay que hacer una valorización de los predios y para esa valorización debe tenerse en cuenta el posible rendimiento productivo de los terrenos. La inversión que hagan los empresarios en el campo también debe estar libre de todos los impuestos. Para evitar la concentración de poderes, la cantidad a invertir por empresarios deberá tener un tope y por ningún motivo podrá hacerse con maquinaria usada u obsoleta.
El terreno para construir las instalaciones industriales debe ser de los empresarios u inversionistas, pero éstos no deben tener acceso a la compra de parcelas ni de terrenos agrarios. Los empleados de las empresas agrarias deben ser los mismos socios parceleros, es decir; los campesinos, y éstos, como empleados deben tener las obligaciones y garantías normales de los trabajadores de las demás empresas. Además, para fomentar la creación de empresas por los mismos campesinos, éstos deberán ser capacitados y podrán invertir los recursos que tengan disponibles, como capitalistas, en las empresas del agro.
El reparto de utilidades de hacerse anualmente, teniendo como base el monto de la inversión de cada socio. Para evitar fraudes, los socios empresarios no podrán comprar las cosechas en las que sean asociados.
Y, para garantizar las cosechas, sin depender del tiempo, es necesario que el gobierno ayude en la aplicación de regadíos y mecanización general del agro. Además, habrá otros detalles que irán apareciendo y que habrá que corregir a medida que avancen las cosas.

En los siguiente enlaces puede acceder a obras de este autor:
EL TESORO DE DOSBOKAS:
Además, puede comprar otras obras de este autor pulsando los siguientes enlaces:
EL REPORTAJE DEL EXTRATERRESTRE:
http://www.amazon.com/REPORTAJE-EXTRATERRESTRE-Spanish-Edition-ebook/dp/B0089DX372/ref=pd_rhf_dp_p_t_3
EL MOLINO DE LA GENTE (escrito con alfabeto español):
http://www.amazon.com/MOLINO-GENTE-Spanish-Edition-ebook/dp/B007WQYCRM/ref=pd_rhf_dp_p_t_3
CRÓNICA DE FARSAS Y ABSURDOS HISTÓRICOS (escrita en papel):  http://www.bubok.es/libros/171164/CRONICA-DE-FARSAS-Y-ABSURDOS-HISTORICOS
correos electrónicos del autor edaloes1239@yahoo.es y edaloes1239@hotmail.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario