Follow by Email

sábado, 14 de abril de 2012

CAUSAS, EFECTOS Y POSIBLES SOLUCIONES DEL DESEMPLEO


Lo más seguro es que el desempleo existe desde antes de que hubiera empleo. Todos queremos tener un buen trabajo, pero hay que entender que el empleo es un negocio que debe ser rentable y que, por eso, la calidad del empleo debe depender de la capacidad de quien lo ejerce.
La única manera de acabar con el desempleo es creando empleo, pero no es cosa fácil generar puestos de trabajo. Y, cuando se logra crear nuevos puestos, el sostenimiento rentable de los empleos puede resultar más difícil que producirlos. El empleo y el desempleo se generan por numerosas causas y hacen surgir muchos efectos. Dinero es lo primero que se necesita para generar empleo, pero lo más importante, o mejor dicho indispensable, es que resulte rentable hacer el empleo. Hay que entender que detrás de cada empleo, de algún modo debe resultar alguna utilidad real para el empleador, y que, si no es así, no es empleo sino burocracia.
El empleo y el desempleo, en la práctica pueden ser generados por los mismos entes o factores. Las reglas de gobierno y la estabilidad política de cada país son factores determinantes en la producción de empleo en cada lugar del mundo.
Fuera de las libertades para crear empresa, entre menos impuestos y menos leyes laborales tenga un país, mayor es la facilidad de crear empleo. Pero, en todas partes hay obstáculos en contra del empleo. Y son numerosos los detalles que pueden causar desempleo, quizá el más difícil de controlar es el de lavado de capitales mal habidos, en esta época mas que todo las riquezas hechas con narcotráfico. 
También los sindicatos pueden ahuyentar la creación de empresas o hacerlas quebrar y por lo tanto generar desempleo.
Los efectos del desempleo pueden causar auténticos desastres. Aunque nadie lo ha dicho, la verdadera causa de la crisis hipotecaria y financiera de Estados Unidos fue el desempleo, así como también es el desempleo lo que está causando la crisis europea. Y la verdadera razón de esas dos crisis se debió a que, desde el comienzo de este siglo, los empresarios americanos y europeos, para ahorrar en el pago de mano de obra, trasladaron sus plantas industriales a países asiáticos, especialmente a Corea del Sur, Singapur, Taiwán, China, entre otros, ya que el costo laboral en esos países resultaba siendo muy inferior al de los de Estados Unidos y al de los países de Europa. Pero ni los empresarios ni los gobiernos tuvieron en cuenta que al hacer ese traslado también estaban trasladando los empleos y dejando a sus países a merced del desempleo, cosa que en realidad fue la causa de la crisis hipotecaria de Estados Unidos, y de la que está viviendo Europa.
Y el surgimiento de ‘Los tigres asiáticos’, o sea el rápido desarrollo de Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y Taiwán en mucha parte se debió al traslado de plantas industriales, por haber mano de obra barata o no existir leyes de trabajo en esos países.
El lavado de dinero también causa desempleo. La mayor parte de la gente del común no sabe qué es lavar dinero, ni nada acerca de los efectos que produce ese flagelo. A continuación se hace una explicación de ese asunto. La cosa es así: Quienes tienen grandes sumas de dinero mal habido, para poder manejarlo con libertad están obligados a justificar su tenencia. En el caso particular de Colombia, un ciudadano, legalmente, no puede de un día para otro adquirir una fortuna sin tener una justificación válida y honesta de cómo la adquirió. Y por eso es que los mafiosos colombianos acuden al lavado de dinero, que no es otra cosa que encontrar alguna forma legal de justificar la adquisición de las riquezas adquiridas en forma ilegal.
La mafia acude a un sin número de actividades y trucos para legalizar sus riquezas. Por ejemplo, importa mercancías y, para tener un gran flujo de caja, las vende muy por debajo del precio de compra y después infla el precio de venta y declara y paga impuestos como si hubiera obtenido una gran utilidad. En este caso, usemos como ejemplo que un mafioso importa un gran cargamento de ropa y calzado coreano y que su intención, con ese cargamento, no es ganar dinero sino obtener una forma para justificar enormes ganancias. Sin importarle el monto de perdida, el mafioso vende rápido el cargamento y declara y paga impuestos como si hubiera obtenido una gran utilidad. Esa utilidad pasa a ser riqueza legal del mafioso, y en eso consiste el blanqueo o lavado de riqueza.
La mafia vende, entre otras cosas, calzado y ropa a menos de la mitad de lo que les cuesta a los productores nacionales producirla. Eso puede ser ventajoso para los consumidores, pero el resultado es que los mafiosos legalizan sus riquezas, haciéndoles competencia desleal a las empresas nacionales, en muchos casos causando sus quiebras y por lo tanto generando desempleo.
Ya se explicaron algunas causas del desempleo y los problemas que produce la falta de empleo, pero ¿Cómo solucionarlo?
Teóricamente, el desempleo tiene varias soluciones, pero, en la práctica, no hay ninguna fácil de aplicar. Quizá la más indicada sería reduciendo, legalmente, el horario de trabajo y así producir los puestos que hagan falta. Por ejemplo, en forma legal se podría establecer dos turnos diarios de trabajadores distintos, con turnos de seis horas diarias de lunes a viernes. Así se duplicarían los empleos y quizá habría puestos para todos, pero también se les duplicaría el costo laboral a las empresas. Sin embargo, si los dos turnos laborales acabaran con el desempleo, también se beneficiarían los empresarios, pues, si toda la población tuviera empleo, el consumo interno aumentaría, lo cual se traduciría en mayores ventas y más utilidades para los productores que al fin y al cabo son los mismos empleadores. Además, hay que admitir que el desempleo es un problema social universal; y siendo así las cosas, el gobierno tendría que hacer algún aporte. 
En este caso, por ejemplo, podría eliminar los impuestos que los empleadores deben pagar de la nómina de empleados. Y por qué no, el gobierno con una parte del IVA podría asumir el costo que les corresponde a los empresarios en aportes de salud de los trabajadores con sueldos bajos. Y, para colaborar con los empleadores, los empleados que ganen sueldos altos podrían pagar ellos sus gastos médicos. En este modo de solución, la idea es que cada quien haga su aporte para que no haya desempleo. 

Y otra solución teórica del desempleo podría ser estableciendo, mediante un inventario, la cantidad de mano de obra existente, así como el número de personas aptas para trabajar, y repartir la suma de labores entre todo el personal apto para trabajar, en proporción semanal de tiempo. Con la tecnología existente, sería relativamente fácil hacer esos inventarios. Y, si se aplicara esta regla en la solución del desempleo, se haría justicia en los ingresos que produce el trabajo y equidad laboral.
Quizá la mayor causa del desempleo surge por fallas en el reparto del beneficio de la tecnología. En términos prácticos, la tecnología siempre ha sido ideada y aplicada para beneficiar solo al industrial y nunca para reducirles el tiempo de labor a los trabajadores. Y lo justo sería que un buen porcentaje del rendimiento laboral de la tecnología se usara para disminuirles el tiempo de labor a los trabajadores.