Follow by Email

viernes, 13 de julio de 2012

RECORDEMOS COSAS Y LEYENDAS DE MUJERES FAMOSAS


Según los escritos sagrados judíos, la hermosa Lilit, además de ser la primera esposa de Adán, fue la primera mujer de este mundo y la primera prostituta que existió.
La Torá judía dice que Dios hizo a Lilit de excremento y sedimentos y, aunque no lo explica, se supone que la caca que usó el Creador para hacerla era de Adán, ya que en ese entonces él era el único habitante de la Tierra. La leyenda dice que de este invento de Dios surgió una hembra rubia, terca, hermosa y erótica, que dejó tirado a Adán en el Edén y se marchó a las playas del Mar Rojo, adonde hizo jochas y panochas sexuales con numerosos demonios y a lo último se hizo amante de Asmodeos, un demonio gigante con quien tuvo varios centenares de diablitos semi humanos, que se volvieron individuos grandotes y que luego se mesclaron con los hijos de Adán y Eva, y de esos concubinatos surgió una enorme población de gigantes escandalosos, que no dejaban dormir tranquilo a Dios y que, para eliminarlos, el Creador hizo desatar un diluvio del que solo se salvaron quienes iban en la barca que había construido el único puritano que quedaba en el mundo, que era  un vitaranieto de Adán, llamado Noé.
En esos relatos, Eva es la segunda esposa de Adán, pero no hay registros de que Dios los hubiese casado. La Torá dice que, antes de Eva, Dios le entregó a Adán numerosas parejas de animales; que él tuvo sexo con todas las hembras de esos animales y que por no quedar satisfecho con ninguna de éstas le pidió al Creador que le hiciera otra hembra humana, cosa que dio origen al surgimiento de Eva, que fue hecha por Dios de una costilla que, según lo que aseguran algunas leyendas paganas, le había dañado la burra a Adán con una patada.
El cuento de Eva, todo el mundo se lo sabe y no vale la pena recordarlo. Pero vale aclarar que, según algunos escritos profanos, la fruta que bajó Eva no fue una manzana sino un plátano y explican que la confusión se debe a que hay una clase de plátano que es conocida como mansano, y que ella se trepó fue en una mata de esa fruta y lo que bajó fue un mansano, maduro, que era más largo y más grueso que el miembro sexual de Adán. En esos relatos se asegura que Eva tuvo sexo con el mansano, cosa que poco a poco hizo poner celoso a Adán, y que las frecuentes repeticiones fue lo que generó el escándalo que dio como resultado que Dios los echara a ellos del Edén.
Las anteriores fueron mujeres legendarias, pero existe una historia, que fue reconocida como tal hasta el siglo XVI, de una mujer de carne y hueso que, haciéndose pasar por hombre, logró que la consagraran como papa de la Iglesia. Esta mujer se llamaba Juana y se hacía llamar Juan. Según numerosos escritos que se salvaron de ser quemados por la Iglesia, la papisa Juana fue asesinada por una turba de eclesiásticos, en una procesión, ejerciendo ella de papa y estando a punto de dar a luz sin que nadie supiera que su Santidad era una mujer y, como si fuera poco, que estaba embarazada. Nunca se supo quién embarazó a la papisa, ahora ella es mencionada como ‘la papisa Juana’, y aunque la Iglesia aceptó su existencia hasta el siglo XVI, desde entonces ni la niega ni incluye su nombre en su ‘honorable’ lista de pontífices. Sin embargo, la Iglesia estableció un requisito que puede servir de prueba de que la papisa Juana sí existió. Ocurrió que después del ‘bochorno’ del parto y muerte de la papisa Juana, hacia a fines del siglo IX, la Iglesia estableció como regla obligatoria que antes de consagrar a los pontífices, el cardenal elegido, vestido con solo una bata ancha, tenía que sentarse en una silla con el asiento perforado y levantarse la bata, de tal forma que el gajo en discusión quedara colgado por debajo del hueco del asiento y a la vista de dos ‘comprobadores’, quienes debían tocarlo con sus manos, examinarlo y si era original decían: “Tiene dos y le cuelgan bien”, y el resto de los presente, en coro añadía: “Demos gracias a Dios.”
Ese requisito fue abolido por el papa Adriano II, en el siglo XVI, y desde entonces la Iglesia no quiere saber nada de la papisa Juana.
Pero, aunque ella haya lucido la tiara pontificia, la papisa Juana no fue la mujer más poderosa en el manejo la Iglesia, ese ‘título’ se lo llevan de le lejos Teodora y Marozia, madre e hija respectivamente.
La interesante historia de estas dos mujeres empezó hacia fines del siglo IX, cuando Teodora, que era hija de una familia romana aristocrática y que además era una hermosa mujer, rubia, elegante y bien instruida, se hizo esposa de Teofilacto I, conde de Tusculum, cónsul, senador y comandante en jefe del ejército romano. Teofilacto era homosexual y se casó con Teodora por conveniencias económicas y apariencias sociales. Y muy pronto Tofilacto y Teodora convinieron que ella como mujer podría hacer en lo sexual lo que le diera la gana, siempre y cuando lo hiciera con hombres que agrandaran la fortuna y el poder político de ambos. Entonces, Teodora empezó a tener aventuras y romances con políticos influyentes y se hizo elegir senadora de Roma.
Por asuntos políticos, en esa época la Iglesia había quedado bajo el dominio de Tofilacto, pero él en vez de los de sotana prefería los de uniformes militares y le delegó a su esposa el manejo eclesiástico, cosa que Teodora administró con mucho sexo y varios asesinatos. Se dijo que, en su mejor época, Teodora fue amante de todos los hombres ricos y poderosos de roma y que a varios de ellos los convirtió en pontífices y los asesinó cuando cumplieron su etapa rentable. Y que así posaron entre sus blancas y hermosas piernas, lucieron la tiara papal y fueron asesinados por orden suya los papas León V, Sergio III, Anastasio III, Landón, León VI, y también el papa Juan X, a quien no pudo asesinar, y quien fue su amante preferido y padre de su hija Marozia, la cual también fue amante del papa Sergio III y madre del papa Juan XI, y quien también eligió y asesinó a varios papas, inclusive, entre los que asesinó cayó su propio padre, el papa Juan X.
Teodora tuvo dos hijas legítimas de Teofilacto, pero de padres naturales diferentes o al menos de hermosuras muy distintas. Mientras Marozia era una rubia preciosa y según se dijo, hija del papa Juan X, su hermana, conocida como Teodora la joven, era una trigueña maravillosa que, según rumores, era hija del papa Sergio III quien también fue el padre del papa Juan XI, el hijo Marozia. Y mientras Marozia fue igual de asesina y tan prostituta como su madre, Teodora fue bastante recatada y solo se sabe que varios de sus retoños también ocuparon la silla de san Pedro, entre quienes figura su hijo, el papa Juan XIV y su nieto el muy perverso papa Benedicto IX, quien ascendió a pontífice cuando tenía 11 años de edad.
Según los registros históricos, estas  dos mujeres, además de ser famosas y hermosas, cometieron un auténtico ‘papisidio’. El fin de Teodora es confuso. Marozia fue senadora y ocupó todos los cargos importantes de Roma; tuvo varios amantes y se casó varias veces, entre estas con el marqués Alberico I y con el rey de Italia, Hugo de Arlés. Por asuntos políticos fue encarcelada de por vida por el príncipe Alberico II, su propio hijo, quien además hizo asesinar al papa Juan XI, su propio hermano, y quien también eligió a varios papas, incluyendo a un hijo suyo, el full perverso Juan XII, quien convirtió la Santa Sede en burdel público y murió de unos martillazos que le dio en la cabeza el esposo de una mujer que su santidad estaba violando.

Quizá, las emperatrices Mesalina de Roma y Catalina II de Rusia han sido las mujeres más famosas del mundo, en asuntos sexuales. Pero, según registros histórico-paganos, las dos fueron muy distintas en las lides sexuales; mientras se da por hecho que Mesalina era buena en la cama, inclusive, se dice que era una auténtica ‘tumbacatre’ y se preocupaba por complacer a sus amantes; Catalina era maniática, no les daba mayor importancia a los hombres y consideraba como juguetes los miembros sexuales masculinos. Sin embargo, las dos fueron tal vez iguales de ninfómanas; Mesalina era la esposa del emperador de Roma, su tío Claudio, y en una larga ausencia de su esposo, ella hizo un concurso sexual con un grupo de prostitutas, en el que se ganaba un gran premio la mujer que satisficiera el mayor número de hombres en una sola tanda.
En la primera parte de esa contienda, la prostituta que más aguantó fue una siciliana, llamada Escila, quien se rindió luego de haber ‘atendido’ a 25 hombres. Pero Mesalina superó ese número de hombres fresquita, y para realizar un nuevo concurso hizo traer otras prostitutas y les ganó a todas, pues logró el increíble récord de 200 hombres satisfechos en una misma tanda. Ninguna de las concursantes pudo quitarle el segundo lugar a Escila, quien después de recibir un premio de consolación dijo: “Esta infeliz tiene las entrañas de acero”.
Catalina II era la esposa del zar de Rusia, Pedro, que era impotente sexual y nunca pudo tener relaciones sexuales con su esposa. Luego de ocho años de matrimonio y sin haber ninguna relación sexual con el zar Pedro, la Corte rusa eligió a un tal Sergio Saltikov para que ‘perjudicara’ y embarazara a la zarina Catalina II. Y, aunque el tipo no logró embarazarla, ella quedó encantada con el ‘descorche’ y, según se dijo, enseguida empezó a incursionar en toda clase de aventuras sexuales, primero con hombres, luego con mujeres, con niños, y hasta con micos especialmente adiestrados.  
Decían que el zar Pedro III era ‘kola loca’, y que la zarina Catalina II era ‘krika loca’, porque a él le gustaba andar con hombres y jugar con muñecas, y a ella le gustaban los miembros sexuales pero no le importaba dejar insatisfechos a los hombres.
Aunque  tuvo un gran número de amantes, ella prefería las orgías sexuales, poniendo en fila hasta más de 200 hombres jóvenes, para que cada uno la penetrara durante pocos segundos, bajo la mirada de niños y de animales, inclusive, algunos relatos aseguran que hizo construir varios parapetos para poder tener sexo con un caballo.   
Pero algunos historiadores aseguraron que no era cierto todo lo que se decía de Catalina acerca de sus extravagancias sexuales con animales. Lo que sí está registrado por todos los que escribieron acerca de su vida sexual, es que ella era una auténtica ninfómana y que a sus amantes preferidos les daba buenos puestos en el gobierno o grandes sumas de dinero, y que se gastó una gran fortuna en el pago de sus manías sexuales.

Nota:
Los enlaces para comprar obras de este autor son:

EL TESORO DE DOSBOKAS
 http://www.amazon.com/dp/B007CP8I3M


EL REPORTAJE DEL EXTRATERRESTRE
 http://www.amazon.com/dp/B0089DX372

Contactos por los correos edaloes1239@yahoo.es  y edaloes1239@hotmail.com


9 comentarios:

  1. La prostitución es parte del cristianismo, porque reprime la libertad sexual que no LIBERTINAJE como promueve este autor.

    Y que coño, ¿Acaso eres judío? Entonces porque cuentas historietas de ellos y no de los Hitus de Uganda!

    ResponderEliminar
  2. Ah claro, eres periodista, si no veneras a los judíos no cobras ... Y en caso de criticar al infierno Nazi-antisemita del INEM

    ResponderEliminar
  3. Hola, acabo de encontrar tu blog y me parece interesante, este articulo otorga bastante informacion acerca de especificas y poco comunes mujeres, sgeguiré leyendo tus escritos, ademas te recomiendo que leas los mios, uno de mis blogs es: http://lamujermachista.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Esta persona ha bebido tekila, ron o qué???

    ResponderEliminar
  5. ¿A qué escritos sagrados judíos se refiere? En el pentateuco jamás vi a ninguna Lilit

    ResponderEliminar
  6. Esta duda es fácil de resolver: Escriba lilit o lilith en el buscador de internet y caso resuelto. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Otro "escritor" misógino y obsesionado con tratar de putas a todas las mujeres, jajaja, vaya vaya "qué novedad"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de discriminación, sino respeto y afecto con las damas que han ejercido o ejercen la prostitución, ha sido siempre el sentir personal del autor del contenido de este blog. Y ese pensamiento lo soporto por creer que las prostitutas son los seres humanos mas maltratados y peor entendidos de una sociedad solapada, que las discrimina porque se cree puritana y de la que quizá Usted haga parte. Por lo demás, vale explicar que el contenido de las páginas de este blog es literario y que la literatura debe contar o reflejar los hechos sin estar a favor ni en contra de cómo han ocurrido o están sucediendo las cosas.

      Eliminar