Follow by Email

viernes, 13 de enero de 2012

LOS REGALOS QUE LE HICE A LA HUMANIDAD



                                                                           Sábado, 14 de enero de 2.012
                


                      MI LARGA LUCHA CONTRA EL USO DE ORTOGRAFÍA


Idiomas y alfabetos no son una misma cosa; los idiomas se componen de palabras y los alfabetos de signos o letras. Además, los idiomas existen desde mucho antes de que hubiera algún modo de escritura.


A estas alturas de civilización, la mayor parte de la gente supone o da por hecho que los alfabetos hacen parte de los idiomas, y muchos creen que el uso de ortografía embellece y mejora la calidad de los lenguajes, lo cual es un complejo mental muy similar al de creer que el alma se purifica con la flagelación del cuerpo. Pero la realidad es que ni la ortografía mejora la calidad de los idiomas ni la flagelación purifica el alma. En la práctica, estas creencias hacen parte de las tantas calamidades de sometimiento mental de la gente, que sólo sirven para producirle complejos y martirios a la humanidad.


Nunca olvidaré la cara que puso el profesor Magno Kerguelén, a principios del año 1.953, cuando le dije: "Profesor, si las letras funcionan así, creo que el alfabeto está mal elaborado. Me parece estúpida la entonación de la letra c ".
En una casa escueta, techada de palma, estábamos sentados en taburetes de cuero más de 30 niños y el profesor Kerguelén nos estaba enseñando los tonos de las letras y el modo de elaboración de sílabas con el alfabeto español. Primero nos explicó el sonido de la letra b con cada una de las 5 vocales y no hubo mayor dificultad para que todos le entendiéramos. Pero, cuando empezó a explicar que la letra c con la letra a dice ca (ka) y con la e dice ce (se), yo le repliqué que el alfabeto que él nos estaba enseñando debía estar mal elaborado. El profesor, en tono autoritario me explicó: "No, jovencito. Este alfabeto no está mal elaborado; la letra c con la a dice ca (ka), con la e, ce (se), con la i, ci (si), con la o, co (ko) y con la u, cu (ku). Esa es la regla, dijo, y así es como deben aprender a leer. Y entonces yo le solté la frase arriba explicada. El 'Profe', aturdido, se puso las manos en la cabeza y todos los niños empezaron a burlarse de mí.
Nunca supe si en ese momento el profesor me creyó bruto o inteligente. Cuatro años mas tarde, en una clase de lectura, el Profe me preguntó sí todavía tenía problemas para entender la entonada de las letras y si se me había quitado la idea de que el alfabeto estaba mal elaborado. "Ahora que lo entiendo bastante me he dado cuenta de que está mucho mas mal elaborado de lo que yo creía antes", le respondí, y todos los niños me aplaudieron. Esta vez el Profe no se puso las manos en la cabeza. Riéndose, me aplaudió.


 Antes de que existiera Internet, con mucho sacrificio estudié y analicé casi todos los alfabetos y, para mi sorpresa, encontré que el alfabeto del idioma español si no es el que está mejor elaborado está entre los menos complicados. O sea que descubrí que todos los alfabetos están mal elaborados, y entendí que la ortografía no es materia esencial de la escritura sino complicaciones que surgen por haber sido mal elaborados los alfabetos que les aplicaron a los idiomas o por caprichos en el manejo de las letras.
Me propuse entonces la tarea de elaborar un alfabeto que no requiriera uso de ortografía. Mi sobrino, Santiago, me apoyó en esta labor y en pocos meses nació el MÉTODO PRÁKTIKO, el alfabeto que luego usé en gran parte de mi novela EL MOLINO DE LA GENTE.


Dígase lo que se diga, la escritura no es otra cosa que las palabras que hablamos en vivo hechas o representadas con signos o letras. En suma, la escritura es una imitación de lo que queremos decir con palabras en vivo, pero, tal como lo hacemos, es una mala imitación porque cuando hablamos ni usamos ni necesitamos usar ortografía; en otras palabras: cuando hablamos, la composición del diálogo aclara el significado de las palabras y elimina la presencia de homofonía.


La idea mía, al usar un método de escribir que no use ortografía, es que la escritura sea una buena imitación de lo que hablamos. En eso se basa el soporte de este método. Pero, claro está, lo más importante de este alfabeto es el propósito de facilitar el aprendizaje, la escritura, lectura y el manejo en general del idioma español y de los idiomas que apliquen este método de alfabeto.
Cabe aclarar que, desde mi punto de vista, la puntuación y la tildación son cosas muy distintas a la ortografía de letras. En este caso pongo como ejemplo que en la escritura puede ser igual el significado y la pronunciación de: Bladimir tiene un auto chevrolet y Vladimir tiene un auto chebrolet. Pero nótese la diferencia, en ambos sentidos, que hace la tilde al escribir el enunciado: Me llamó Pedro (eso es igual a: Pedro me hizo una llamada), y: Me llamo Pedro (y esto es igual a: Mi nombre es Pedro). Pero en esta Entrada no voy a hacer explicaciones de los efectos de la puntuación.


Es obvio que el éxito de mi lucha 'anti-ortográfica' dependerá del sentido común de la gente en el uso de las letras, pues no será fácil que las autoridades idiomáticas acepten y establezcan mi modo de escritura. Sin embargo, estoy seguro que poco a poco la gente establecerá el uso de la letra k en vez de q; es decir; en vez de: te quiero, escribirán: te kiero; y así mismo irán reemplazando la letra c por k con las vocales a,o,u; o sea que, por ejemplo, escribirán:  Kamilo es un karateka ke, kuando kambia el cheke, kiere komprar toda klase de kremas, en vez de: Camilo es un carateca que, cuando cambia el cheque, quiere comprar toda clase de cremas.


Considero que el uso de la lógica o sentido común en el manejo de las letras no es una estupidez, sino al contrario: Además de que se obra en razón, es la forma más efectiva de combatir y ojala acabar con el martirio que surge del uso obligado de ortografía. Desde este blog, me permito animar a la gente a que aplique el uso lógico o razonable de las letras. Pero ojo: Escribir no es hacer un jeroglífico. Con el uso práktiko de las letras hay que tener en cuenta que por ningún motivo, al leer lo escrito, resulten dudas en la pronunciación o para entender las palabras. Por ejemplo, todos entenderán y pronunciarán de igual manera si escribe: "me duele la kabesa", pero muy pocos podrán hacerlo si escribe: "me du l la k b za". Además de coherencia, las palabras escritas deben tener una pronunciación exacta a lo que queremos expresar con ellas. Por ejemplo, no se debe escribir: "Junior" para que se pronuncie y se entienda: "Yunior".
Para evitar fallas en ese sentido, conviene leer EL MOLINO DE LA GENTE y estudiar el Método Práktico. Yo he estudiado la función de las letras por más de 30 años, y con toda certeza puedo asegurar que los alfabetos están mal elaborados. Y, si nos atenemos a las autoridades idiomáticas, así se van a quedar eternamente. Ese arreglo depende del actuar de la sabiduría popular; es la presión del común de la gente la única fuerza que puede librarnos del suplicio de tener que usar ortografía. Así pues, en el uso de las letras, es conveniente y necesario que todos usemos el sentido común y la lógica. Hacer eso es una rebeldía razonable. A estas alturas de libertades y cultura humanas, nada justifica que sigamos sometidos a las estupideces alfabéticas.




Es muy fácil aprender la lectura y, en general, el manejo del MÉTODO PRÁKTIKO DE ALFABETO.



En ninguno de los demás alfabetos que existen se aplica manejo lógico ni coherencia entre nombres y sonidos de sus glifos o letras. El Método Práktico es el único alfabeto que fue elaborado teniendo en cuenta en su función la aplicación de lógica y de sentido común en los nombres de las letras y los sonidos que éstas producen, lo cual es una virtud que se pasó por alto en la elaboración de todos los alfabeto, y que, creo, en el futuro su aplicación será un ingrediente determinante en el éxito del uso global de los idiomas.
Con el propósito de facilitar el uso y manejo del idioma español y contribuir a que las futuras generaciones no sufran el flagelo del uso de ortografía que hasta esta época ha sufrido la gente, con hulmildad le regalé a la humanidad mi obra EL MOLINO DE LA GENTE.
La idea, al regalar este libro, es que la gente leyéndolo se cure el mal que yo llamo 'Ortografitis' y que ojala la obra sirva como promotora del fin del uso de ortografía.
Es de aclarar que este libro es una novela de narrativa, que hace un alegorismo al comportamiento cruel de la humanidad, y que el Método Práktiko fue aplicado en esta obra para demostrar que es posible eliminar el uso de ortografía, pero este libro no es el texto oficial de enseñanza del alfabeto. El texto del Método Práktiko se puede bajar de esta Entrada y en las páginas de este blog.
Y también vale aclarar que la única restricción de uso de este libro es en el sentido de que sin mi permiso no puede ser usado como guión para hacer película u obra alguna de filmación. Para lo demás, a partir de hoy, todas las personas que lo deseen pueden bajar de este blog EL MOLINO DE LA GENTE y agregarlo a sus blogs personales para que desde allí lo pueda bajar, gratis, toda la gente que lo desee.

En la próxima Entrada, el 18 de febrero, voy a referirme a las razones que tuve para escribir y regalarle a la humanidad CRÓNICA DE  FARSAS Y ABSURDOS HISTÓRICOS. Les invito a que sigan y esparzan las ideas de este Blog. 

Contactos y envío de libros por los correos edaloes@gmail.com  y edaloes1239@hotmail.com



  

No hay comentarios:

Publicar un comentario